Lo primero que me gustaría reconocer es que ser Presidente del CD Mensajero supone ante todo un profundo honor y una importante satisfacción, más si cabe cuando nos acercamos al centenario del club.

Por mi juventud, se me hace especialmente complicado y podría ser  excesivamente largo, el sintetizar la dilatada e importante historia de nuestra entidad en unas pocas líneas.  A lo largo de los años de vida de esta institución han existido, como no puede ser de otra manera, momentos buenos (Play off a segunda A, la noche de Copa frente al Atlético de Madrid…), como la que vivimos en la actualidad, y otros no tanto como el triste descenso sufrido a la categoría preferente o los años lejos del Silvestre Carrillo, incluso episodios muy tristes que también han construido nuestra historia. Cabe recordar aquel desgraciado accidente de guagua de 1956 en la que murió un miembro del cuerpo técnico y el chófer que trasladaba al equipo al municipio de El Paso a disputar un partido.

Me gustaría centrarme en la etapa más reciente, que es la que me ha tocado presidir junto con la actual junta directiva desde el año 2012, años en los que hemos disfrutado de una de las etapas más bonitas y exitosas de nuestra larga existencia. Desde un punto de vista deportivo, el club consiguió dos campeonatos de la copa Heliodoro y un subcampeonato además de un título liguero de tercera división en la temporada 14/15, temporada en la que logramos el retorno a la segunda división B en una eliminatoria de infarto frente al Pontevedra CF. Cabe destacar que el club ya había jugado otro play off de ascenso la temporada anterior.

El buque insignia y principal motivo de orgullo de nuestro club es nuestra base, nuestra cantera, nuestros jóvenes. En estos años hemos trabajado dentro de la institución para hacer crecer al Mensajero desde dentro, valor sobre el que queremos asegurar el futuro del club y hoy son más de trescientos niños lo que llenan y dan alegría al Silvestre Carrillo cada tarde.

Actualmente vivimos la segunda campaña consecutiva en la categoría de bronce del futbol español en esta nueva etapa y la temporada número 12 en general, en la que nos ha tocado representar al fútbol modesto de nuestras islas en el panorama del fútbol nacional, lo que constituye un enorme orgullo y una gran responsabilidad.

Por todo lo expuesto, animo a la gran familia Mensajerista y al aficionado al fútbol en general de la isla de La Palma y de todas las islas Canarias a seguir apoyando al club, que lo sientan como suyo, y así entre todos lograr cumplir todos los objetivos deportivos que el Mensajero tiene. Además unidos conseguiremos obtener el respeto que nuestro club y nuestra isla merecen, sin su apoyo nada tiene sentido. Muchas gracias a todos por estar siempre ahí, da gusto ser del Mensajero.

Víctor Francisco Herrera

Presidente del Club Deportivo Mensajero-La Palma